Casablanca

Casablanca: el motor económico


Casablanca es la ciudad más grande, moderna y cosmopolita de Marruecos, así como su principal puerto. Está considerada el centro económico y comercial del país acogiendo las principales instalaciones industriales y empresas internacionales con sede en Marruecos.

Casablanca puede ser recorrida y disfrutada a pie. Descubrir la espectacular mezquita de Hassan II con su suelo de cristal, perderse en la antigua Medina o recorrer la zona más moderna con sus edificios Art Decó son algunos de los atractivos de esta ciudad.

Es una mezcla entre lo tradicional y lo moderno. Tiene el aspecto de ciudad moderna, cuyo crecimiento se debe al protectorado francés, que desarrollaron amplias avenidas, parques públicos y edificios hispanomoriscos. Aquí, hombres y mujeres se mezclan más que en cualquier otra ciudad de Marruecos.

A pesar de su vida moderna, también conserva elementos del Marruecos tradicional, como la mezquita de Hassan II, una maravilla de la arquitectura religiosa moderna. Su techo se abre automáticamente, el suelo tiene calefacción y cuenta con un sistema contra los terremotos.

Se construyó para conmemorar el 60 cumpleaños del rey marroquí Hassan II y es la tercera mezquita más grande del mundo con capacidad para 25.000 fieles en su interior y otros 80.000 en la explanada exterior. Su minarete es el segundo más alto del mundo y emite rayos láser en dirección a La Meca. Está asentada sobre una isla artificial sobre el océano Atlántico en referencia a un verso del Corán que indica que «el trono de Alá está en el agua».

Mezquita Hassan II
Plaza Mohammed V

La Plaza de Mohammed V se encuentra en el corazón de la ciudad formando el eje central de la nueva ciudad de Casablanca. Es la ubicación ideal para observar el día a día de los habitantes de la ciudad desde alguna de sus pintorescas cafeterías. Aquí se ubican muchos de los edificios administrativos más importantes. En su fuente tienen lugar espectáculos de agua y música. En la plaza también observamos la estatua de Marshal Lyautey, el primer general francés residente en Marruecos (1912–1925).

La medina es la parte más antigua de la ciudad aunque no parezca una medina medieval. Es uno de los lugares más interesantes aunque no ocupa una superficie tan extensa como las medinas de otras ciudades marroquíes. La principal mezquita del casco antiguo es la mezquita Chleuh.

El museo judío es el único existente en el mundo árabe. Tiene sentido ya que es en esta ciudad donde vive la mayoría de la comunidad judía de Marruecos. Está ubicado en un bonito caserón con jardín que sirvió de orfanato judío.

Las playas de Ain Diab y La Corniche ofrecen la oportunidad de dar relajantes paseos junto al mar o disfrutar de la gastronomía en alguno de sus restaurantes de lujo y cafés. En la playa de La Corniche surfistas de todas las nacionalidades vienen a cabalgar las olas del Atlántico.

Tours desde Casablanca



marrakech

ouarzazate

tánger